lunes, 4 de abril de 2016

PREOCUPAN DESPIDOS EN FÁBRICA DE CUEROS COBENA Y TEXTIL CHILCAL.

Argumentando el costo de la materia prima, subas en la tarifa energética y caída de las ventas, la fábrica de cueros Cobena instalada en Chilecito, cerró sus puertas despidiendo a 21 empleados. Mientras tanto, la textil Chilcal, en Capital, echó a 4 operarios que se suman a otros 6 desvinculados anteriormente. El martes a las 10:30 habrá audiencia en Chilecito. José Cáceres, representante de FONIVA delegación La Rioja, en diálogo con El Independiente manifestó que sin previo aviso, la fábrica de cueros Cobena instalada sobre la calle San Martín en Chilecito, cerró sus puertas dejando a 21 empleados en la calle. Manifestó que esta empresa que se dedicaba a la confección de camperas de cuero, cintos, carteras, entre otras manufacturas. Tiene promoción industrial para el 2020, no obstante argumentando caída en las ventas, costo de la materia prima y la fuerte suba en la tarifa energética, decidió el pasado 31 de marzo cerrar sus puertas. Expresó que la patronal remitió a los empleados telegramas de despido, donde aplica el Art. 247 para el pago de la indemnización, que significa abonar el 50%. Ni el gremio ni los empleados aceptan esta propuesta y piden el 100% con preaviso, proporcional del SAC, licencias, tal como marca la ley laboral vigente. El martes, a las 10:30 aproximadamente, la secretaria de Trabajo Miriam Espinosa, convocó a una audiencia de conciliación en Chilecito, donde participará el director de Relaciones Laborales Juan Busleimán, el delegado de la delegación de Trabajo Arturo Ochova, el abogado de la patronal Nirish y la asesora legal del FONIVA Natalia Riveros. Cáceres se lamentó porque “la fuente de trabajo no se recupera, la empresa decidió cerrar para retornar a Buenos Aires. Si bien tiene voluntad de pago, no estamos de acuerdo con que se pague el 50% en concepto de indemnización”. Agregó que “los 21 trabajadores están preocupados por la pérdida del trabajo, porque queda afectado el único sustento diario para mantener la familia y también por su posterior reinserción en el mercado laboral”. El dirigente recordó que “ya habíamos anticipado que este año sería difícil y duro, con el cambio de gobierno, la crisis y la inflación, mucha gente en distintos sectores está quedando sin trabajo”. En ese contexto, pidió al ministro de Industria de la Provincia Rubén Galleguillo, que intervenga para ver cuántos bonos fiscales le quedan a la empresa para buscar un nuevo inversor y que los trabajadores tengan la posibilidad de reinsertarse en una nueva empresa.
Publicar un comentario