martes, 22 de noviembre de 2016

FAMATINA: EL PADRE QUINTEROS "PLANTÓ" A NIÑOS QUE RECIBIRIAN LA PRIMERA COMUNIÓN.

Padres y familiares de los niños que el pasado sábado hacían su primera comunión en la localidad de Santo Domingo, departamento Famatina, exteriorizaron su descontento con el sacerdote que no concurrió a la misa en la que debía administrar el sacramento de la Primera Comunión. Por decisión de padres y padrinos, se habló a otro sacerdote que pudo dar el sacramento a los niños después de casi 3 horas de espera en la iglesia. Los padres manifestaron que “después de un rato largo de espera intentamos llamar al padre Quinteros pero nunca nos contestó el teléfono, tampoco estábamos autorizados a hablar a otro cura pero por decisión de todos llamamos al padre Carlos Angel quien después de casi 3 horas de espera pudo dar el sacramento a nuestros niños”. Consideraron que “la iglesia es del pueblo y no podíamos dejar a los chicos con esta desilusión de que no iban a poder tomar su comunión, hace mucho que se vienen preparando y éste era un día muy especial para ellos. Además hace 7 años que no hay comuniones en el pueblo por lo que era un acontecimiento importante para toda la localidad” dijeron molestos vecinos de Santo Domingo”, comentaron los vecinos a la Primera FM de Campanas. No es la primera vez que el párroco de Famatina lleva a cabo una acción, digna de ser criticada y que nada tiene que ver con una “campaña en contra” como quiere hacer parecer ante sus superiores, sino que repercuten directamente en la vida religiosa de las comunidades ya que eventos que en teoría debería ser para la celebración de la comunidad, terminan en decepciones, enojos y malos momentos vividos por las familias católicas de la zona. Recordemos en Campanas ya había dejado “plantadas” a familias cuyos niños debían recibir el sacramento del bautismo hace unos meses y sucedió lo mismo en otras misas. Asimismo en Pituil hizo dividir a los festejos del patrono Santo Domingo de Guzmán, atentado contra la tradición del pueblo, en toda la zona norte generó duras críticas ya que sus mismas se transformaban en verdaderos discursos políticos, entre otras. También impidió dar misa al padre Carlos Angel, que por cuestiones familiares está situado en la localidad de Santo Domingo y que había alcanzado una gran aceptación en la zona norte y que de repente no pudo celebrar más misas sin la autorización de Quinteros.
Publicar un comentario