viernes, 30 de junio de 2017

CHILECITO: PREOCUPA PROPAGACIÓN DE LA POLILLA DE LA VID

Como se sabe, el Valle Antinaco-Los Colorados se caracteriza por fuerte producción vitivinícola. En ese sentido, desde la Cámara Riojana de Productores Agropecuarios (CARPA), expresaron su preocupación por el avance de la plaga Lobesia Botrana (polilla de la vid) que ya fue detectada en Mendoza, San Juan y Salta. En su informe semanal dicen que “desde fines del 2009, cuando el SENASA declara el alerta amarilla por la aparición de la plaga Lobesia Botrana en Chile, han transcurrido ocho años y nos encontramos con un panorama altamente favorable para la plaga, ya que existen tres provincias vitivinícolas (Mendoza, San Juan y Salta) donde se detectó la misma. Además, se está desarrollando el  Programa Nacional de Control y Erradicación de Lobesia Botrana que, más allá de las buenas intenciones, no ha logrado detener su avance ni circunscribir la misma a algunas de las áreas cuarentenarias establecidas”. Agregan que  “prácticamente, a esta altura, la mitad de la superficie cultivada con vid en la Argentina, tiene Lobesia, ya que las estadísticas indican que sólo en Mendoza ya hay más de 135.000 has afectadas. El sistema de muestreo desarrollado por SENASA para la detección, solamente  sirve para saber hasta dónde está llegando la misma. La reunión convocada por la  Secretaría de Agricultura y el SENASA  para definir acciones y evitar la llegada de la plaga a nuestra Provincia, resulta de fundamental importancia si todos los actores involucrados se comprometen a desarrollar labores activas para impedir este arribo. Como productores debemos asumir nuestra responsabilidad y en esta época evitar ingresar material de propagación de zonas afectadas sin los debidos controles y autorizaciones  para su traslado”.

¿QUÉ ES LA LOBESIA BOTRANA?

Es una plaga que ataca principalmente el cultivo de vid, por ello se la conoce comúnmente como "la polilla de la vid". Produce daños directos provocando pérdidas en los volúmenes de producción, menor rendimiento por planta, afectando además la calidad de la fruta, tanto para consumo en fresco como para vinificación. Favorece el ataque de diversos hongos patógenos que provocan la podredumbre del racimo. En uva para vinificar, los residuos que dejan estos hongos transmiten mal olor y sabor a los vinos (daños indirectos).
Publicar un comentario