martes, 5 de diciembre de 2017

CADA RIOJANO CONSUME CASI 500 LITROS DE AGUA POR DÍA

Es una cantidad muy elevada para La Rioja donde el recurso es escaso. Según las autoridades del IPALaR y de Aguas Riojanas el “el valor debería ser menos de la mitad”.Roberto Valle, director de Cuencas Hídricas y Perforaciones del IPALaR y José Luis Sarasola, gerente de Operaciones de Aguas Riojanas SAPEM, brindaron información sobre la situación actual del dique Los Sauces en el marco de la emergencia hídrica anunciada en la Provincia. Valle, indicó que “el dique ha bajado bastante su nivel”, pero aclaró que “este no es un problema de ahora, sino que se viene acarreando desde enero, del verano pasado, que tuvimos pocas lluvias y un fenómeno bastante extraordinario donde la ciudad quedó sin luz prácticamente dos semanas, y el 70 por ciento de la población se abastece con perforaciones y solamente el 30 por ciento con el agua del dique. Ante este fenómeno las perforaciones dejaron de funcionar y tuvimos utilizar el agua del dique para poder abastecer a gran parte de la población”. El directivo remarcó que el nivel del dique bajó considerablemente, “tuvimos el invierno para poder recuperarlo, pero no fue suficiente, se recuperó solamente 35 centímetros. Y empezaron ya este año las altas temperaturas, tuvimos que hacer nuevamente uso de esa agua, incrementando el descenso del dique. Hoy tenemos una cota de 1.40 metros menos de lo que tiene que tener el dique, esto hace que se produzca una alerta bastante importante en toda la población, a cerca del cuidado que tiene que tener el usuario con el consumo”. Por ello, se recomendó por los medios de comunicación de la ciudad, “sobre cómo ahorrar agua, desde no lavar el auto, no lavar veredas, no regar asfaltos, ni calles, al lavar los platos y cerrar la canilla, todo lo que hace al ahorro del agua. Esto provocó una conciencia bastante buena en la sociedad, tuvimos que salir con la Policía del Agua para persuadir a aquellos vecinos que no comprendían la importancia que tenía está emergencia hídrica, y por suerte tuvimos la bendición de tres días de lluvia importantes, que hacen que se recupere un poco el nivel del dique, de que la gente consuma menos agua, porque el clima está bastante fresco”. Valle, expuso que la medición del dique de los últimos dos meses indica un descenso en el caudal de agua y un aumento en el consumo. “El 5 de octubre teníamos un volumen de 2,78 (hectómetros cúbicos) y bajó hasta el 26 de noviembre en 2,45 (hectómetros cúbicos) que eso fue lo más bajo que tuvimos, hasta el 2 de diciembre que empezó a recuperar el volumen en 2,49, hoy (por ayer) estamos midiendo la cota, seguramente se está incrementando porque la creciente del último día de lluvia todavía no se la registró”. Sarasola, manifestó que más allá de la coyuntura “que tenemos ahora, estamos en una época de seca, que esperamos que empiece a revertirse ahora, no se puede asegurar eso, hemos tenido una semana buena, vamos a ver como sigue el resto del verano. Más allá de eso, vamos a tratar de hacer todas las acciones para manejar el agua y aminorar el tema de que el dique se pueda ir recuperando”.Al respecto, explicó que se “están haciendo una serie de obras para eso, perforaciones en la ciudad y otras que hay que recuperar y que van permitir cambiar el caudal, en vez de extraer la del dique se extrae de estas nuevas preformaciones”. Agregó que también se está haciendo otra obra “en la cola del dique, cuya finalidad tiene más que ver con el Acueducto de Sanagasta, que también está con un caudal muy bajo, porque en toda esa zona ha bajado el caudal que se puede captar y nos puede genera otro tipo de inconvenientes”.Valle agregó que el dique tiene una antigüedad de 87 años, y “el 50 por ciento del volumen del agua está restringido en la actualidad por sedimento o barro, o sea que tenemos la mitad del volumen que nosotros podemos ver de agua y la otra mitad es barro. Por eso la capacidad que tenemos de agua es mucho menor que la que teníamos cuando se construyó el dique. A la emergencia la damos a conocer a la brevedad porque es alarmante que un 30 por ciento de la población pueda estar sin agua porque el dique se puede llegar a quedar sin agua”.Finalmente, Valle, aclaró que la finalidad de la Policía del Agua no “es recaudar, sino solamente persuadiar a la sociedad de que haga un uso racional del elemento y no lo malgaste. Le pedimos a toda la sociedad que si sabe que si algún vecinos distraído, que lo pueda hablar o denunciar en el caso de que sea mal intención, al 0800 de Aguas Riojanas que figura en la boleta de la luz e inmediatamente una cuadrilla de personas que anda distribuida en la ciudad levantará la denuncia”.El gerente de Operaciones de Aguas Riojanas, expuso que el “hábito del consumo del agua en la provincia en general y en la capital en particular, es muy alto, se están haciendo campañas, se está implementando la Policía del Agua y se está dando mucha más difusión, para que la gente conozca cual es la realidad en cuanto al recurso y cómo está usando el agua”. Sarasola remarcó que el consumo es altísimo, “no se corresponde con el de una zona donde el recurso es escaso. Por persona se consumen aproximadamente 500 litros por día y debería ser menos de la mitad”. Señaló que quieren dar un puntapié inicial “muy fuerte para que empecemos a cambiar el hábito de consumo. Persuadiendo a la gente es la función principal de la Policía del Agua, porque estamos hablando no de un problema coyuntural de una temporada y nada más, sino del recurso que tenemos que cuidar para las futuras generaciones, para lograr tener una población sustentable en cuanto a la disponibilidad del agua y que en el mediano plazo no haya inconvenientes”.
Publicar un comentario